ARCHIVO

Las 10 trampas más comunes en las que caen las empresas familiares

10August
Las 10 trampas más comunes en las que caen las empresas familiares

El favorecimiento salarial y la falta de junta directiva están entre los principales problemas

Uno de los últimos best sellers de Amazon en las categorías de negocios y comunicación empresarial es “Trampas de las Familias Empresarias, Identifíquelas y destiérrelas”. Este fue escrito por Gonzalo Gómez Betancourt y José Bernardo Betancourt y está basado en una investigación que incluyó a más de 200 empresarios latinoamericanos, en la que se concluyó cuáles son los principales problemas de las empresas familiares.

A partir de 46 preguntas, los investigadores indagaron en aspectos como valores, objetivos de la firma, recursos y capacidades de la compañía, entorno, estructura y sistemas organizativos de las empresas familiares y, a partir de estas, se sacaron un total de diez malas prácticas que persisten con fuerza en este tipo de empresarios latinos.

“El objetivo fue comprender mejor nuestra realidad empresarial, basándonos en una cultura y prácticas propias y no en resultados de modelos que pueden funcionar en Europa o Estados Unidos, pero no necesariamente en nuestras empresas latinoamericanas”, afirmó Gómez Betancourt.

Las trampas más comunes
Según los autores del libro, la prepotencia de los líderes de las empresas familiares; la creencia de que un propietario puede dirigir toda la organización; el favorecimiento con mejores salarios a familiares; la falta de una junta directiva formal; la ausencia de estrategias explícitas sobre el patrimonio de la empresa; e incluso la superioridad de la estructura familiar sobre la estrategia empresarial son algunas de las trampas más comunes en las que caen las empresas de tradición familiar.

También, según la investigación realizada por los autores, en muchas de estas compañías no se hace una correcta evaluación del desempeño de los familiares que ocupan cargos directivos en las compañías y, tampoco se toman medidas de seguridad suficientes para proteger a los miembros de la junta contra peligros como secuestros o extorsiones, sobre todo en países como México y Colombia.