ARCHIVO

Unisabaneta comprometida como academia para enfrentar la crisis ambiental

30March
Unisabaneta comprometida como academia para enfrentar la crisis ambiental

Atendiendo a la función social y ecológica connatural a la misión y visión institucional que sustentan nuestro proyecto educativo, Unisabaneta con miras a alentar el debate constructivo sobre el modelo del desarrollo acorde a las limitaciones y posibilidades del soporte territorial en el que se sustenta la vida económica, cultural y política de nuestra sociedad y con ocasión del balance de la declaratoria de emergencia ambiental en la región metropolitana del Valle de Aburrá, ponemos en consideración de la opinión pública y académica los siguientes planteamientos:

La crisis ambiental por calidad del aire por la que atraviesa nuestra región metropolitana, amerita la necesaria revaluación de las tendencias de uso y ocupación, intervención pública eficiente, participación ciudadana asertiva, compromiso de los gremios económicos, responsabilidad de los medios de comunicación y el papel de la academia como dinamizadora de la integración de nuevos conocimientos que permitan el enriquecimiento del paradigma desde el cual nos vemos y percibimos nuestras realidades.

La calidad del aire es sin duda, para el Valle de Aburrá el tema más importante del momento histórico, no solo por su incidencia en la vulneración del derecho constitucional al medio ambiente sano, sino también por la conexidad directa que existe frente a la garantía del derecho a la vida y la salud, por los efectos latentes y
acumulativos que elevan la situación a prioridad de orden público. Lo anterior representa un reto de la mayor trascendencia para la legitimidad de nuestra institucionalidad y para la sociedad en su conjunto.

Particularmente el compromiso de la academia desde la formación y la investigación, es propiciar espacios para la creación de nuevas realidades. La vida académica debe ser fecunda en el pensamiento humanista, la responsabilidad social y el impacto en los territorios en los que se inscribe, y es por ello que Unisabaneta, visionó un ciclo de profundización del programa de Derecho en derecho ambiental, una materia institucional denominada medio ambiente y desarrollo, su especialización en derecho ambiental y desarrollo, y su grupo de investigación “Estudios constitucionales, medio ambiente y territorio”.

Es a partir de estas iniciativas, que se pretende contribuir con la formación de profesionales con un alto compromiso ético en la construcción de un mejor presente, capaces de concebir las problemáticas del desarrollo territorial desde la interdisciplinariedad, superando brechas epistemológicas que han desunido lo integral, desarticulado en el imaginario común, causas de consecuencias.

Es el momento de pensarnos desde nuestro futuro común, desde nuestros ancestros y nuestros hijos, y asumir los retos que nos corresponden. Los habitantes del Valle de Aburrá han logrado superar momentos que amenazaron con socavar los cimientos de su identidad, y en esta ocasión reuniendo lo mejor de nosotros mismos, sabremos dar los pasos hacia soluciones que conciten un nuevo pacto social, más consciente ante sus realidades complejas, más humano al entender las consecuencias de los actos individuales, más comprometido al entender que cada cual desde sus posibilidades puede contribuir al bienestar común y más solidario con los más vulnerables de su sociedad.

Creemos que estaremos a la altura de nuestra sociedad, y es en ese propósito que nos une, nos sumamos con profundo sentido de la responsabilidad social e histórica, a contribuir desde la academia, la extensión y la investigación, a la comprensión de las tendencias conflictivas del desarrollo metropolitano, para plantear escenarios de discusión abierta y democrática, y a alcanzar los consensos necesarios para avanzar en la búsqueda de soluciones de la presente crisis ambiental.

Unisabaneta comprometida en la construcción de un mejor país, libre, pacífico y justo

Más información
301 18 18 Ext. 182, 192.
www.unisabaneta.edu.co

Descarga el Comunicado N° 8 original